Skip to content

Oviedo – Cabo Peñas – Santillana del Mar

9 agosto, 2011

Una mañanita sin coger el coche, descansar del día anterior nos vino muy bien, y aprovechamos el parón para visitar la ciudad de Oviedo. Esa tarde después de comer nos pondríamos de nuevo en ruta para dirigirnos a nuestra nueva base de operaciones : Bilbao.

Así que salimos de la habitación 206 en el Hotel Libretto y dejamos las maletas allí hasta el mediodía.

Interior del Hotel Libretto en Oviedo

La verdad es que me encantó el hotel, lo recomiendo porque es muy bonito y el personal del hotel fue muy amable. Buena relación calidad/precio.

Fachada Hotel Libretto en Oviedo

Frente al Hotel había un gran parque, el Campo de San Francisco, la verdad es que lo tienen bien cuidado, da gusto ver tanto verde y no me extraña que esté así porque me da que llueve mucho en Oviedo.



En ese parque nos encontramos con una pintada que nos hizo gracia….

Ñam!

Hasta la hora de comer estuvimos paseando por la ciudad que está plagada de estatuas de bronce por todas partes, CP creo que inmortalizó todas con las que nos encontramos, asi que poner todas las que vimos sería un torro, pero si voy a recopilar unas cuantas para tener el recuerdo.

Y llegamos hasta la Catedral de Oviedo donde está una estatua de “La Regenta”, típica estampa que todo el mundo quiere fotografiar y que después de varios intentos logré sin nadie apoyado en el hombro de la buena señora o cogido de su brazo.

Catedral de Oviedo y estatua de la Regenta


En la foto anterior estoy poco sociable con la buena moza porque me había quemado el brazo al apoyarme en ella, así que mejor guardar las distancias jeejeeje… ;P .

Callejeando por Oviedo


Cuando nos cansamos de patear la ciudad decidimos ir a comer a la Calle Gascona. Ya la conocíamos de antes porque Javi el hermano de CP nos había recomendado la zona para buscar restaurantes, de hecho las noches anteriores ya  fuimos a cenar por allí.

Calle Gascona

Tomamos el menú del día de “La Pumarada” y los dos por unos 21€ comimos muy bien. A destacar la fabada que se pidió CP (ésta era mucho mejor que la de Potes) y de nuevo los filetitos con cabrales (os lo dije que íbamos repitiendo plato, total! luego ya no lo vamos a volver a comer en años)

Filetes al cabrales y Fabada

Después de comer decidimos acercarnos a ver la iglesia de Santa María del Naranco, pasando antes por el hotel y recogiendo las maletas. En ese momento nos poníamos de nuevo en ruta para llegar hasta Bilbao. Por el camino nos encontramos a Woody Allen 🙂

Observen la tienda que aprovecha la coyuntura...

Santa Maria del Naranco


Me gusta cuando puedes ver sitios que estás harto de ver en los libros de historia del Arte. Es un pequeño placer personal poder estar allí y poder verlos con tus propios ojos. Por eso me gusta tanto viajar, porque puedo cumplir siempre pequeños sueños.
De allí marchamos hacia el Cabo de Peñas, decían que las vistas eran impresionantes, y la verdad es que así era… el mar Cantábrico se ve espectacular al igual que toda la costa.

Cabo de Peñas

Un amable turista nos hizo una foto

Faro de Cabo Peñas

Tras disfrutar del aire del mar nos pusimos en marcha e hicimos una parada en Santillana del Mar , la villa de las tres mentiras porque no es santa, ni llana, ni tiene mar (eso me lo aprendí el año que fui a visitar Cantabria con mi familia allá por los noventa). Es un pueblo medieval muy bonito, lástima que esté ya explotado al máximo a nivel turístico y que pierda parte de su encanto al estar siempre lleno de gente. Aún así a destacar la Colegiata y sus calles con balcones llenos de geranios.

Son de lo mas características esas plantas "bola peluda" que cuelgan de los balcones

Plaza Mayor de Santillana del Mar

Santillana del Mar

Colegiata de Santillana

Como podéis ver en esta última foto se nos hizo prácticamente de noche en ese pueblo y aún quedaba un trecho hasta llegar a Bilbao. Cuando por fin llegamos a destino y quisimos buscar algún sitio para cenar eran casi las once y media de la noche y al ser entre semana no había nada abierto por ahí. Preguntamos en la recepción del Hotel NH y los recepcionistas nos hablaron de una sala de ocio que tenía la cafetería abierta hasta por lo menos las dos de la mañana.
Y cuando fuimos a buscar el sitio en cuestión tras dejar las maletas en la habitación nos dimos cuenta que la “Sala de Ocio” en realidad era un Bingo. 😀

El Bingo Arizona nos salvó la vida

Ninguno de los dos habíamos entrado en nuesta vida a un Bingo y estabamos tronchados de la risa por lo surrealista de la situación. Al entrar tienes que dar tu DNI para que se tomen nota y nada pa’dentro. La verdad es que era la mar de molón el sitio y tenían Hamburguesas y sandwiches variados para cenar. Y no es coña pero tomamos unas Hamburguesas que estaban buenísimas, todo eso entre muchas risas…

Cenar en un Bingo

Y otro día mas que llegamos a la cama entusiasmados por seguir con el viaje. Ya estábamos en la tierra de los pintxos!!!

Anuncios

Picos de Europa

8 agosto, 2011

Como estar en Asturias o Cantabria y no pasar por los Picos de Europa es un pecado del Señor, pues no iba a faltar en nuestra ruta un toque verde y de naturaleza. Y nos planteamos una ruta en la que abarcar unos cuantos lugares típicos de la zona. Nuestro primer objetivo fue llegar hasta Cangas de Onís para visitar su famoso puente romano.

Puente Romano de Cangas de Onís.

Estatua a Pelayo en Cangas de Onís

Cangas es una ciudad bastante turística, se nota en sus calles llenas de tiendas con souvenirs, brujitas o maravillosos quesos apestosos. Dimos un paseito breve y nos pusimos de nuevo en ruta en busca de la Iglesia de Santa María de Lebeña. Por el camino nos paramos en un mirador, el paisaje durante todo este día fue espectacular (menos cuando mas lo esperábamos…)

Mirador Picu Urriellu

Y llegamos con éxito hasta el lugar donde se encuenta esta pequeña iglesia, que la verdad es que es una preciosidad del arte románico.

Nos encantó!! Y está ahí escondida entre las montañas y árboles….

Panorama de Nuestra Señora de Lebeña

Vista panorámica general de Santa María de Lebeña

Fue una pena no poder visitar la iglesia por dentro, pero se ve que la guía estaba enferma, lo ponía en un cartel … que traía la polémica con él. Reacciones de todo tipo. 😛

¿seguirá mala?

Como ya apretaba el hambre fuimos a buscar un sitio donde comer, decidimos parar en Potes.

Potes

Allí en el restaurante “La Cruz” comimos un menú de 12€ que nos supo a gloria. Ya no sé si porque tardaron en servirnos casi 1 hora o porque todo estaba muy rico.

Yo pedí Fabada y CP Cocido Lebaniego

De segundo Filetes empanados al cabrales y cuajada + tarta de chocolate de postre

Por favor que bueno toodooooo.. sobre todo el Cocido Lebaniego ese , que fue una novedad. Y los filetes con cabrales es que no me cansé de repetir ese plato por donde iba… que buenos me estaban!.

Así con la tripita llena y menos cabreados por haber tenido que esperar tanto la comida fuimos no muy lejos de allí hasta el Monasterio de Santo Toribio de Liébana.

Monasterio Santo Toribio de Liébana

Visitamos el monasterio que estaba lleno de minusválidos a los que el cura del lugar les estaba acercando la reliquia (esa cruz que veis dentro)  para que la besaran. Creo que era un trozo de los cientos de trocitos de la cruz de Cristo que están repartidos por el mundo.

Reliquia

Después de la visita del monasterio que tiene poca cosa mas que ver que el interior de la capilla con la reliquia y un claustro, nos dirigimos hacia Fuente Dé. Llegamos allí sobre las seis menos cuarto de la tarde mas o menos y había mas gente que en la guerra. Teníamos dudas sobre si subir o no, pero ya que habíamos hecho el camino hasta allí decicimos subir, ya que  habíamos sacrificado la visita   hasta los Lagos de Covadonga para así tener mas tiempo por la tarde.

Entradas al teleférico de Fuente De

Nuestras dudas venían por el precio de la subida (me parece carísimo 15,50€) , el tiempo que decían que quedaba para subir (una media hora había que esperar) y luego para bajar decían que habría que esperar algo mas de una hora arriba. Cuando compramos las entradas la cima se veía así.

Se veían las cabinas del teleférico y la cima

Pero mientras que estábamos haciendo cola para subir después de estar un rato tomando algo en la cafetería que hay al pie de las cabinas… nos encontramos con esta estampa. Infinitas nubes lo cubrían todo!! 😦

Las nubes bajaron y no se veía nada de nada...

Ascendiendo, cada vez las cosas mas chiquiticas!

Ya subíamos con pocas esperanzas de ver las vistas, así que las disfrutamos mientras que ascendíamos a la cima de la montaña. Pero al llegar arriba nos encontramos con un mar de nubes tanto abajo en el valle como alrededor nuestro. Esto sin duda fue lo mas decepcionante de todo el viaje en general, pero bueno, tenemos la esperanza de volver y hacerlo con la certeza de que ninguna nube nos amargue la visita.

Bajonaaaaaaa.... Pero no había que perder el buen ánimo.

Así que como no había nada que ver, ni nada que hacer, y una hora y pico larga teníamos que estar allí porque  había cola para bajar (te daban número para bajar nada mas subir)…. pues nos dedicamos a pasear entre la niebla y fotografiar lo poco que había por allí visible: algún pajarillo que otro, piedras, estructuras metálicas de antiguos teleféricos… y paticas en la niebla.

Algo había que hacer.... 🙂

Paticas en la niebla

Ya salimos de allí a las mil, y como el camino de vuelta a Oviedo era largo e íbamos a llegar tarde para cenar pues decicimos hacerlo en San Vicente de la Barquera.

San Vicente de la Barquera

Y allí cenamos en un Bar llamado “El Barquereño” donde tapeamos unos quesucos, croquetas y chorizos a la sidra que nos supieron a gloria bendita. La verdad es que estaba todo riquísimo.

Tabla de Quesucos Cántabros.

Buena relación calidad-precio

Esa noche llegamos al Hotel reventadísimos (sobre todo mi xato) y al día siguiente nos lo íbamos a tomar con mas calma. Visitaríamos la ciudad de Oviedo y alrededores, que ya llevábamos casi tres días allí y no la habíamos visto 😀

Gijón

7 agosto, 2011

Retomemos el viaje….

El 7 de Agosto lo dedicamos a visitar Gijón y a aprovechar el viaje para visitar a mi amigo Gabriel.
Por la mañana desayunamos en el bar Munich unos sandwiches y zumitos buenísimos y con eso nos pusimos las pilas para ir a por el coche antes de que terminara el ticket de la ORA y rumbo a Gijón.
Fuimos a recoger a Gabriel a la puerta de su casa y  gracias a él tuvimos un guía turístico estupendo que nos enseñó varios lugares de la ciudad. Lo cierto es que fue un gran descubrimiento la Universidad Laboral, un lugar arquitectónicamente muy interesante. Un lugar construido en la época franquista sino recuerdo mal y convertido ahora en un centro cultural.

Universidad Laboral - Gijón

Mientras que conversabamos y nos poníamos al día de nuestras cosas fuimos paseando y descubriendo el lugar….

Isa y Gabriel juntos again 🙂

Jardines Universidad Laboral

Panorámica de la Universidad Laboral

Una vez vista la Universidad Laboral aprovechamos que estábamos en la parte alta de la ciudad para ver una bella panorámica de la costa de Gijón desde el mirador de Santa Catalina.

Panorámica desde el mirador de Santa Catalina

Con Gabriel volvimos a la ciudad tras visitar las nuevas instalaciones de su taller de Chapa. Qué bien que con los años haya podido progresar y darlo todo por su sueño e ilusión , por su trabajo. Talleres Primarso, el mejor taller de Chapa y Pintura de todo Gijón y no me equivoco al decirlo porque quien lo lleva es un gran profesional y gran persona. Además tiene un arte restaurando coches y cosas antiguas que no se puede aguantar!! 🙂 Gabriel nos regaló unos vasos de sidra que por supuesto estrenaremos como le prometimos cuando empecemos a vivir juntos. Ese brindis será en honor a muchas cosas, sobre todo por las cosas buenas que uno tiene en la vida: Amor, familia y buenos amigos.

Talleres Primarso

Pintor en plena acción...

Ya en Gijón buscamos un lugar donde comer y probar cosas típicas asturianas y por supuesto tomar sidra. Me gusta a mi ese rollo de que te escancien la sidra y tapear a base de cosas tan ricas como toda clase de quesos, cecina, calamares, patatas con queso de cabrales…

Casa Fede -Gijón

Por dios que rico todo... Los platos eran tremendos.

Y como ese día fue el día de los encuentros, por la tarde quedamos para tomar café con Erica y Sergio, amigos de CP que también estaban de vacaciones como nosotros cerca de allí.

Panorámica playa de San Lorenzo

San Lorenzo

Así que nos dimos un paseo para visitar la ciudad con nuestro granizado de limón fresquito… para llegar hasta el monumento de Chillida: Elogio al Horizonte.

CP con Erica, Sergio y Candela al fondo

Son todos iguales los Chillidas...

De Gijón y ya pensando en el regreso a nuestra base de operaciones Oviedo, paramos en Luanco. Es un pueblo de costa bonito, sobre todo me llamaron la atención algunas de sus casas pintadas de colores y con una arquitectura peculiar.

Luanco

El día empezó a ponerse regular (empezaba a llover) con lo que decidimos que ya habían terminado las excursiones por ese día.

una calle de Luanco

Así que regresamos a Oviedo, descansamos en el Hotel un poquito y nos fuimos a buscar un sitio en la calle Gascona para cenar. Y nos dimos un pequeño placer, del que CP aún se acuerda… Una carne de Buey a la piedra (que barata no era…) que estaba de muerte y una buena jarrita de sidra (por nuestras tierras eso de pedir jarras de sidra no lo vamos a ver en la vida).

Revuelto de Picadillo y Chuletón de Buey a la piedra

En “La Pumarada” tomamos estas cosas tan ricas!!!


Esa noche volvimos a la cama con la tripa llena y el corazón contento por un día con tantas cosas y emociones buenas.

buenas noches....

Salamanca-León-Oviedo

6 agosto, 2011

La mañana siguiente sobrevivimos milagrosamente a ese cabecero tétrico con el que dormimos 🙂 y tras desayunar en el hotel que si tenía un buffet libre incluido con el precio de la habitación, nos dispusimos a conocer Salamanca.

La verdad es que la mañana amaneció ventosa y la temperatura era muy buena, se notaba que estábamos en otras latitudes. Comenzamos por la Catedral de Salamanca, que era el primer edificio relevante con el que nos encontramos al entrar a la ciudad monocromática. El casco antiguo tiene una imagen muy bien cuidada y la tipografía de los carteles de las tiendas incluso imitan los de los vítores que cubren las paredes de la Catedral y otros edificios ilustres.

Catedral de Salamanca, fachada antigua

Interior Catedral Salamanca

Columnas catedral

La Catedral de Salamanca es una maravilla arquitectónica tanto su interior como su exterior. Se nota donde había pasta. Lo que mas me gustó de su interior es lo grandiosa que es, esas columnas con su decoración en azul y esos gigantescos arcos góticos.

Por fuera son espectaculares sus dos entradas, tanto la nueva como la vieja… ¿y cual es la nueva y cual es la vieja?… pues los niños viajeros no lo sabíamos y aquí viene la primera anécdota del viaje: Where is “el astronauta”?

En nuestra maravillosa guía decía que era curioso encontrar un astronauta en la fachada nueva de la catedral… y ahí nos veis a CP y a mi unos 5 o 10 minutos mirando la pared. Y vueltas y vueltas.. y bichos y bichos que veíamos esculpidos (hay mucho animalico y bicho raro decorando los arcos de la entrada)… pero no había ni rastro del astronauta. Tanta pena se ve que di, que la gitana que estaba pidiendo en la puerta de la iglesia y que estaba recogiendo ya el chiringuito (se ve que ya no había mas misas hasta por la tarde y no se preveía la entrada de mas “clientes”) tuvo compasión o vio oportunidad de negocio y me dijo: “Ven conmigo que te enseño donde está el astronauta”. Y cuando la vi ir hacia la otra puerta me empezó a dar la risa porque vi que estábamos en la puerta equivocada, así que llamé a CP para que viniera conmigo y la gitana por fin nos mostró el astronauta y como bonus track: el diablo que come un cucurucho de helado y el conejo de la suerte que debíamos tocar. Jejeje… en cuanto terminó la explicación me soltó lo que llevaba repitiendo como un mantra a la puerta de la iglesia: “Señora, tengo hijos que alimentar…” y extendió su mano. Le di un euro jeje… se lo tenía ganado a costa de otra turista lerda que no encuentra el astronauta.

astronauta

demonio veraniego

conejo de la suerte con el lomo bien sobado por el personal

Catedral Nueva

Tras la primera búsqueda del “tesoro” en Salamanca (la siguiente sería la ranita), decidimos callejear un poco por alrededor de la Catedral y llegamos hasta el Huerto de Calixto y Melibea (que me suenan de mis años de instituto y las clases de literatura, con La Celestina).


Buscábamos el museo de Art Noveau y Art Decó (La Casa Lis) por recomendación de un amigo de CP y la verdad es que valió la pena la visita. Dentro no dejan hacer fotos, una lástima porque el interior del museo es precioso y tiene unas vidrieras chulísimas. Esta es la página web del sitio donde podeis echar un vistazo.

Nos tomamos unos refresquitos allí en la cafetería del museo para disfrutar un rato de ese mirador precioso lleno de vidrieras de colores. La exposición de esculturas y objetos de Art Decó está curiosa.. sobretodo las muñecas bicéfalas me han dejado marcada jajaja…
A la hora de comer fuimos buscando un sitio con menú, donde no nos tangaran como la otra vez y en el “Restaurante El Ave” casi lo conseguimos, a excepción que no leímos la letra pequeña y los refrescos y la clara no entraban en el menú y nos cascaron un extra que no esperábamos (de esa también aprendimos). La comida no estuvo mal, a excepción de mi pelea particular con una avispa que a pesar del viento que hacía esa mañana se empeñaba en comer del plato de CP y merodearnos. Menos mal que estaba mi niño para espantarla y aguantar mis miedos.
Tras la comida proseguimos el paseo por Salamanca visitando: La casa de las Conchas ( la biblioteca pública ), La Universidad de Salamanca, La plaza mayor y la Torre del Aire. Estos son mas menos los sitios típicos que visitar.

Fachada de la Biblioteca - Casa de las Conchas

Vistas desde el patio interior de la Casa de las Conchas

Fachada de la Universidad de Salamanca

Para encontrar la ranita en la fachada de la universidad no tuvimos tantos problemas, porque en alguna camiseta de alguna tienda había visto alguna calavera por ahí… y solo había que encontrar las calaveras. Eso sí, buena vista hay que tener porque es muy chiquitica la pobre 😉 Pero CP y su zoom nos permitieron verla con un poco mas de detalle.

Ranita where are you?

Caras de satisfacción al no invertir ni un euro en encontrar la rana

En la Plaza Mayor de Salamanca

Sobre media tarde nos pusimos en marcha hacia nuestro destino, Oviedo. Pero antes haríamos una parada en León para descansar un ratito y visitar brevemente la ciudad. La verdad es que es un lugar en el que vale la pena parar nada mas por disfrutar de la bellísima Catedral de León. No tenemos fotos del interior porque no permitían fotografiar, pero ahí están las vidrieras mas hermosas que han visto mis ojos.

Catedral de León

Pero antes de llegar a la Catedral nos encontramos con este edificio que nos dejó fascinados y enseguida fuimos a mirar en la guía que era…. y por supuesto es una obra de mi admirado Gaudí : La Casa Botines

Casa Botines, de Gaudí

Tras estirar las patitas un rato mas, dando un paseo y tomar un refresco (con una tapa gratis de queso que me supo a gloria),buscamos el coche que habíamos dejado en un parking público y nos pusimos en marcha hacia Oviedo.
Aquí fue cuando la climatología tomó protagonismo y se me acabó lo de ir maravillada con el paisaje cuando atravesamos el Tunel del Negrón y el día tan estupendo que había cuando entramos en él, se convirtió en una lluvia y niebla densas. Aunque Javi nos había avisado sobre que cruzar hasta Asturias era cambiar a un micro clima distinto, hasta que no lo ví no lo creí. Tendrían que haberme hecho una foto en ese momento, lo estaba flipando, ese cambio tan radical.
Al final menos mal que sólo quedó en lluvia y no demasiado fuerte, y llegamos al Hotel Libretto en Oviedo sobre las 23:30 de la noche, algo cansados por ese último tramo. Esa noche decidimos buscar un sitio rápido para ir a cenar (Pizzería La Competencia, en la calle Gascona) a pesar de las amables (y excesivas) explicaciones de la recepcionista del hotel que se empeñó en contarnos la vida y milagros de Oviedo y las tripas nos devoraban por dentro jejejee….
Esas pizzas nos sentaron de cine y volvimos al hotel, porque llovía y no hacía noche para paseos (hacía también algo de frescoreta). La ducha y la cama gigantesca nos sentaron de cine para comenzar con energía el día siguiente, nos esperaba Gijón y varios reencuentros.

La Bañera 🙂

Mérida-Trujillo-Salamanca

5 agosto, 2011

El jueves 4 de Agosto tomé un avión que me llevó a Sevilla como en otras ocasiones, pero esta vez era para iniciar nuestras vacaciones de verano, para comenzar nuestra Ruta Norte.

Fácil saber de quién es cada maleta ;)Así que la mañana del 5 de Agosto a eso de las 10 de la mañana metimos nuestro equipaje en el coche y nos pusimos en ruta. Nuestro objetivo final de ese día era la ciudad de Salamanca, etapa intermedia hasta llegar a las ciudades de la cornisa cantábrica.

Aprovechando que subíamos y que desde ese momento nos poníamos el disfraz de turistas pues decidimos parar en la ciudad de Mérida. Teníamos dudas sobre si acercarnos a Cáceres, pero como ninguno de los dos había estado en Mérida fue seleccionada como la elegida.

Al llegar a Mérida no fue demasiado complicado encontrar un parking público donde dejar el coche y que no quedaba excesivamente lejos del complejo donde se encuentra el Anfiteatro y el Teatro Romano.

Esta ciudad seguro que alguna cosita más tiene para visitar, pero nosotros teníamos que ir a piñón fijo y nos fuimos a ver el nº1 de los reclamosentrada-merida turísticos de Mérida. La verdad es que si vale la pena entrar a verlos, por algo son patrimonio mundial de la humanidad. Este fue el primer sitio donde recordé mi época de estudiante y los descuentos en las entradas a museos y lugares turísticos. Uno de los dos aun conservaba ese privilegio (aunque con algo de trampa) por haber sido estudiante de doctorado 😛

Hacía un sol espléndido esa mañana y fue el primer sitio donde empecé a tomar colorcito, no nos podemos quejar con el tiempo, que tan solo dos días nos fastidió un poquito.

CP en el anfiteatro romano de Mérida

Teatro Romano de Mérida

Detalle columnas teatro romano

En el recinto entre unas cosas y otras puedes estar perfectamente entre una hora y media y dos horas para verlo bien. Lo fascinante es que después de miles de años siga usándose para lo mismo, que siga el teatro vivo entre esas piedras milenarias. A la salida del recinto hay una zona muy bonita de los jardines donde han puesto una zona “zen” y también tienes lo típico para hacerte la foto en el centro de atención al visitante (no perdimos oportunidad de hacer el ganso).

De allí buscamos otro sitio donde comer y que luego pensábamos visitar por la tarde, Trujillo. Trujillo la verdad es que es espectacular y está lleno de rincones muy lindos. A la entrada del pueblo, tuvimos mucha potra para encontrar aparcamiento y sobre las tres del mediodía buscamos un sitio donde comer. El Restaurante León fue el elegido por tener un menú bastante apetecible para nuestras hambrientas tripas y el cual estaba sobre unos 16€. Nos pusimos finos (muy recomendable, la camarera era muy graciosa) , menos mal que luego lo quemamos subiendo cuestas y pateando Trujillo durante varias horas.

Migas para Isa y Arroz con tomate y chorizo para CP

Solomillo a la Pimienta y Bacalao a la Portuguesa.

Panorama Iglesia Santa María la Mayor

La plaza que tiene Trujillo es enorme y es que se nota que fue la capital de Extremadura en su época. Allí nos hartamos los dos a hacer fotos y panoramas, a disfrutar de la fotografía!!.

Panorama plaza Trujillo

Estatua ecuestre de Pizarro, nacido en Trujillo.

El edificio que se e al fondo es el Palacio de la Conquista. El balcón de la esquina llegó a salir en las monedas de 50 pesetas. 
Es curioso que esta plaza no tiene palomas como otros pueblos, aquí son mas heavys y tienen una buena bandada de cuervos que justo descansaban en los tejados del palacio.

Tejado lleno de Cuervos

Paseando por las calles de Trujillo en dirección a lo más alto de la ciudad, el Castillo, nos encontramos con rincones muy bellos.

La Torre del Alfiler, con sus nidos de cigüeña

Panorama Castillo de Trujillo

Al Castillo de Trujillo se podía entrar, y por un módico precio de 1,40€ podías patearte las murallas, bajar a un gran aljibe de agua y subir a la capilla que tienen en honor a la patrona del pueblo. Las vistas que se tienen son impresionantes, por ser esta época del año tienen un tono un poco ocre, pero son bonitas.

Vistas desde el Castillo del horizonte

Vistas de Trujillo desde el Castillo

Interior del Aljibe del Castillo

Respecto a la estancia donde está la patrona, es curioso… la tienen mirando hacia el pueblo, y si quieres que la imagen no te de el culo, tienes que echar 50 céntimos en una maquinita. CP no pudo resistir la tentación y echó la monedita, pero no pasó nada espectacular, no sonó ni música ni nada… solo la virgen hizo como la niña del exorcista y se dio la vuelta (menos mal que no sólo su cabeza… era lo que yo esperaba… buuuuuu)

Si me das dinero te miro

Depués de tomarnos un granizado de limón en la plaza del pueblo y descansar las paticas, nos pusimos en marcha de nuevo para llegar al destino final de la ruta del día: Salamanca.
No fue complicado gracias a mi amigo el GPS encontrar el hotel y por suerte aparcamiento en la misma manzana donde estaba el hotel Eurowest Gran Confort de Salamanca. Nada mas llegar, como llegamos sobre las once y media de la noche el recepcionista del hotel nos vaciló diciendole a CP como se llamaba inmediatamente después de que él dijera que teníamos reserva. Y es que eramos los últimos que esperaban esa noche jejee.. pero se nos quedó cara de bobos. Aunque para nada como la cara que se nos quedó cuando vimos este cabezal de la cama. Apoteosis del ????? (ni idea de como catalogar el estilo de la decoración de este hotel) jajaja…

Se supone que imitaba la Venus y Marte de Botticeli

Nos bajamos a cenar partiéndonos la risa y con miedo a que esos bajorelieves tomaran vida como en la pelicula “Pactar con el Diablo” o “La Guarida”. En general el hotel guardaba el mismo inclasificable estilo decorativo, para muestra el pasillo.

Pasillo del hotel y CP imitando a la del cuadro de al lado ;P

El hotel estaba a un paseo del centro, unos 15 minutos aproximadamente y pudimos disfrutar de unas vistas nocturnas de Salamanca preciosas, ya que tenían iluminado el puente romano y la catedral. Nuestro objetivo era intentar encontrar un lugar donde cenar e ir al hotel a descansar de tanto pateo.

Vistas de la Catedral de Salamanca por la noche, desde el puente romano

restaurante rua mayor salamanca timadores

Gran decepción del viaje

Encontramos lugar donde cenar en la calle Rua Mayor, en un restaurante Italiano que se llamaba igual que la calle. Y en él nos llevamos el gran timo del viaje, y la primera de las 3 cosas reguleras que nos pasaron. Y es que nos timaron porque nos cobraron por unas pizzas congeladas de la marca Dr. Oetker el cuádruple de lo que valen. Primero que se supone que son artesanos y jamás en la vida he visto servir en una pizzería cosas precocinadas y segundo es que ni se molestaron en cambiar el nombre que tienen de verdad esas pizzas: La especial y la de pollo. Sólo se salvaba la ensalada que estaba muy buena, pero el cabreo que se llevó sobre todo CP fue monumental, no se le pasó en todo el viaje al pobre.
Os juro de verdad que eran estas pizzas:


En fin, los salmantinos no empezaron bien, y es que yo conozco a uno que… jejeje…. Tras la cena dimos un paseo por la ciudad como aperitivo a lo que nos esperaba a la mañana siguiente. La verdad es que la plaza mayor estaba muy bonita iluminada y había mucho ambientillo en ella.

Plaza Mayor de Salamanca

jeje... esa soy yo.

Tras la cena nos fuimos al hotel a ver si sobrevivíamos a la noche de las figuras que tomaban vida al irnos a dormir.

camino a SVQ

4 agosto, 2011

Primera etapa del viaje. Llegar al lado de mi niño.

lavadora

3 agosto, 2011

Ya estoy en modo Lavadora (me quedan horas)…. Menos de 24 horas para escaparme de viaje por ahí y no volver a la rutina hasta el 22 de Agosto (día que prefiero no imaginar). La mochilita ésta me acompañará en el avión, la maletaca ya está lista, casi toda la lista tachada y con unas ganas enormes de reencontrarme con él de nuevo y achucharle….