Skip to content

Picos de Europa

8 agosto, 2011

Como estar en Asturias o Cantabria y no pasar por los Picos de Europa es un pecado del Señor, pues no iba a faltar en nuestra ruta un toque verde y de naturaleza. Y nos planteamos una ruta en la que abarcar unos cuantos lugares típicos de la zona. Nuestro primer objetivo fue llegar hasta Cangas de Onís para visitar su famoso puente romano.

Puente Romano de Cangas de Onís.

Estatua a Pelayo en Cangas de Onís

Cangas es una ciudad bastante turística, se nota en sus calles llenas de tiendas con souvenirs, brujitas o maravillosos quesos apestosos. Dimos un paseito breve y nos pusimos de nuevo en ruta en busca de la Iglesia de Santa María de Lebeña. Por el camino nos paramos en un mirador, el paisaje durante todo este día fue espectacular (menos cuando mas lo esperábamos…)

Mirador Picu Urriellu

Y llegamos con éxito hasta el lugar donde se encuenta esta pequeña iglesia, que la verdad es que es una preciosidad del arte románico.

Nos encantó!! Y está ahí escondida entre las montañas y árboles….

Panorama de Nuestra Señora de Lebeña

Vista panorámica general de Santa María de Lebeña

Fue una pena no poder visitar la iglesia por dentro, pero se ve que la guía estaba enferma, lo ponía en un cartel … que traía la polémica con él. Reacciones de todo tipo. 😛

¿seguirá mala?

Como ya apretaba el hambre fuimos a buscar un sitio donde comer, decidimos parar en Potes.

Potes

Allí en el restaurante “La Cruz” comimos un menú de 12€ que nos supo a gloria. Ya no sé si porque tardaron en servirnos casi 1 hora o porque todo estaba muy rico.

Yo pedí Fabada y CP Cocido Lebaniego

De segundo Filetes empanados al cabrales y cuajada + tarta de chocolate de postre

Por favor que bueno toodooooo.. sobre todo el Cocido Lebaniego ese , que fue una novedad. Y los filetes con cabrales es que no me cansé de repetir ese plato por donde iba… que buenos me estaban!.

Así con la tripita llena y menos cabreados por haber tenido que esperar tanto la comida fuimos no muy lejos de allí hasta el Monasterio de Santo Toribio de Liébana.

Monasterio Santo Toribio de Liébana

Visitamos el monasterio que estaba lleno de minusválidos a los que el cura del lugar les estaba acercando la reliquia (esa cruz que veis dentro)  para que la besaran. Creo que era un trozo de los cientos de trocitos de la cruz de Cristo que están repartidos por el mundo.

Reliquia

Después de la visita del monasterio que tiene poca cosa mas que ver que el interior de la capilla con la reliquia y un claustro, nos dirigimos hacia Fuente Dé. Llegamos allí sobre las seis menos cuarto de la tarde mas o menos y había mas gente que en la guerra. Teníamos dudas sobre si subir o no, pero ya que habíamos hecho el camino hasta allí decicimos subir, ya que  habíamos sacrificado la visita   hasta los Lagos de Covadonga para así tener mas tiempo por la tarde.

Entradas al teleférico de Fuente De

Nuestras dudas venían por el precio de la subida (me parece carísimo 15,50€) , el tiempo que decían que quedaba para subir (una media hora había que esperar) y luego para bajar decían que habría que esperar algo mas de una hora arriba. Cuando compramos las entradas la cima se veía así.

Se veían las cabinas del teleférico y la cima

Pero mientras que estábamos haciendo cola para subir después de estar un rato tomando algo en la cafetería que hay al pie de las cabinas… nos encontramos con esta estampa. Infinitas nubes lo cubrían todo!! 😦

Las nubes bajaron y no se veía nada de nada...

Ascendiendo, cada vez las cosas mas chiquiticas!

Ya subíamos con pocas esperanzas de ver las vistas, así que las disfrutamos mientras que ascendíamos a la cima de la montaña. Pero al llegar arriba nos encontramos con un mar de nubes tanto abajo en el valle como alrededor nuestro. Esto sin duda fue lo mas decepcionante de todo el viaje en general, pero bueno, tenemos la esperanza de volver y hacerlo con la certeza de que ninguna nube nos amargue la visita.

Bajonaaaaaaa.... Pero no había que perder el buen ánimo.

Así que como no había nada que ver, ni nada que hacer, y una hora y pico larga teníamos que estar allí porque  había cola para bajar (te daban número para bajar nada mas subir)…. pues nos dedicamos a pasear entre la niebla y fotografiar lo poco que había por allí visible: algún pajarillo que otro, piedras, estructuras metálicas de antiguos teleféricos… y paticas en la niebla.

Algo había que hacer.... 🙂

Paticas en la niebla

Ya salimos de allí a las mil, y como el camino de vuelta a Oviedo era largo e íbamos a llegar tarde para cenar pues decicimos hacerlo en San Vicente de la Barquera.

San Vicente de la Barquera

Y allí cenamos en un Bar llamado “El Barquereño” donde tapeamos unos quesucos, croquetas y chorizos a la sidra que nos supieron a gloria bendita. La verdad es que estaba todo riquísimo.

Tabla de Quesucos Cántabros.

Buena relación calidad-precio

Esa noche llegamos al Hotel reventadísimos (sobre todo mi xato) y al día siguiente nos lo íbamos a tomar con mas calma. Visitaríamos la ciudad de Oviedo y alrededores, que ya llevábamos casi tres días allí y no la habíamos visto 😀

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Javier permalink
    11 enero, 2012 20:56

    Lo de las sillas de ruedas de Sto Toribio es porque tienen la mayor reliquia de la cruz de Jesucristo que se conservan, según dicen. La verdad es que es para pegarles con el DVD de “Lutero” en todo el lomo, vaya negocio tienen!

    Las fotos me traen buenos recuerdos. Un abrazo!! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: